¿Por qué sólo se habla de reciclar? El reciclaje no es la solución

isla-de-plastico

Si reciclas en casa, me gustaría que te pararas un momento a pensar cuánta basura generas de forma semanal y qué tipo de material es el que gana la batalla del contenedor. ¡Bingo!
La cantidad generada de residuos de plástico que producimos de forma diaria es bestial.

Sólo se ha reciclado un 9% de la cantidad de plástico producida.

National Geografic, en su artículo “El 91 por ciento del plástico que fabricamos no se recicla” habla sobre el reciente estudio publicado en la revista indexada Science Advances, sobre el primer análisis global de todos los plásticos que se han fabricado y el destino de los mismos.
El resultado de esta medición nos arroja cifras escalofriantes.

8.300 millones de toneladas métricas se han producido, 6.300 se han convertido en desechos plásticos y solo el 9 por ciento de los plásticos han sido reciclados.

Roland Geyer, principal autor de este estudio, afirma que hasta ahora, la fabricación de plástico se ha doblado aproximadamente cada 15 años sobrepasando casi a cualquier otro material artificial. Y este gran aumento se debe en gran parte al incremento del uso de envases de plástico. Sólo tienes que ir al supermercado y observar.

“Nuestra comodidad va acabar con el planeta”

El reciclaje ayuda pero no es la solución ya que cómo hemos visto sólo se recicla el 9 % de los plásticos. Por lo tanto, todo el plástico que no se recicla acaba acumulándose en vertederos o deteriorándose en entornos naturales cómo es el océnano.
Por eso, lo que te vengo a decir en este post es que recicles menos y reduzcas más.

Recicla menos, reduce más

Reciclar lleva un gasto de energía igual o incluso más que el generar un producto nuevo y ese proceso también genera gases de efectos invernadero que afectan a nuestro cambio climático. Además, no todos los productos se pueden reciclar y si se pueden, las veces que un producto puede ser reciclado son limitadas.

Actualmente se ven muchos anuncios en televisión y en redes sociales que te animan a reciclar para salvar a nuestro planeta pero NO te animan a ¡Reducir!
¿Será porque el sector del reciclaje es un negocio que deja billones de euros dónde grandes empresas se benefician? o a nivel personal ¿Será porque nuestra comodidad es tal que nos cubrimos los ojos con un tupido velo?

Las 3 R son en este orden: 1º Reducir, 2º Reutilizar y 3º Reciclar.

Además, el proceso de reciclar realmente lo pagamos nosotros. Ecoembes ” Organización sin ánimo de lucro que gestiona el reciclaje de los residuos” recibe un dinero por parte de las empresas envasadoras para gestionar los residuos. Sin embargo, debemos de saber que esas empresas incrementan ese dinero en el precio final de los productos y por tanto, lo pagamos nosotros cuando compramos sus productos.

Reciclar es un arma de doble filo

Reducir

Con todo esto, no quiero decir que no haya que reciclar. Reciclar siempre será mejor que no hacer nada pero SIEMPRE deberemos de pensar en sí se puede reducir primeramente y en segundo lugar Reutilizar.

Debemos de adoptar la filosofía #zerowaste o #residuoscero que es un estilo de vida que intenta generar el mínimo de residuos posible. De esta manera podremos causar un impacto menor en el medio ambiente, reduciendo la huella de carbono y aprovechando los recursos y la energía. De esta forma, no sólo estaremos ayudando al planeta, sino que nos ayudaremos también a nosotros mismos.
Seremos más conscientes de lo que compramos y lo que comemos. Os puedo asegurar que simplemente comprando productos locales en pequeños comercios y comprando productos a granel estaréis reduciendo muchísimo plástico además de poder comer más fresco y más sano. Os animo a que lo probéis. Si queréis conocer ideas de recetas fáciles y de temporada al 100% os animo a que echéis un vistazo a Recetas de Eatkit.

Reutilizar

Hoy en día hay muchas webs cómo wallapop, vibbo o mil anuncios dónde puedes comprar artículos de segunda mano. Personalmente lo veo una idea formidable puesto que es una forma de dar una segunda vida a un producto que ya no se utiliza sin necesidad de tirarlo a la basura.

Esta sociedad consumista no nos deja ver la realidad y ahora que comenzamos a verla, estamos tan acostumbrados a un modelo de vida de excesos que nos cuesta cambiar porque nos hemos hecho cómodos. La madre tierra es la que nos da la vida y la necesitamos más que ella a nosotros. Vayamos hacia un consumo sostenible e incentivemos la economía circular ya que al igual que en la naturaleza todo está pensado para no desperdiciar nada, intentemos  respetarla y formar parte de ella.

Os dejo un vídeo casero sobre la cantidad de plástico que generamos en un día. No os lo perdáis. Salgo yo. Jeje, 😉

¿Quieres poner un comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close menu